Café y Libertad: Nuestra propuesta sobre el déficit fiscal

EDITORIAL

Todo el mundo quiere vivir a expensas del Estado. Olvidan que el Estado vive a expensas de todo el mundo.” Frédéric Bastiat

En los anteriores días, el Ministro de Hacienda, don Fernando Herrero presentó el presupuesto del Gobierno Central para el año 2012. El presupuesto del próximo año asciende a un total cercano  a los 6 billones de colones (12 000 millones dólares), con una inflación supuesta del 4%, el crecimiento real es del 4.8%. Comparado con años anteriores donde el presupuesto se ha disparado y ocasionado nuestro actual déficit fiscal, el cual que llegará al 5.5% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2012, este presenta un aumento más moderado. Sin embargo, y de manera lamentable, no es suficiente. Con los niveles actuales de gasto público, ni siquiera la reforma fiscal que tanto promociona el Ministro Herrero (si se cumplen sus predicciones) podría cumplir las metas de financiar todo los gastos sin recurrir a más deuda.

En base a estos hechos, el Instituto AMAGI manifiesta su propuesta para combatir el déficit actual primario encaminar a Costa Rica hacia una auténtica responsabilidad fiscal y sé beneficie de manera global a la economía nacional.

Considerando:

1.    Que el déficit fiscal ascenderá a 5.5% del PIB en el año 2012 y el presupuesto financiará gasto corriente con deuda. Ver nota.

2.    Que la Administración Arias provocó un desequilibro cuando aumentó el gasto público a cerca de un 20% del PIB, mientras los ingresos fiscales disminuían a un 13% del PIB. Ver nota. Ver nota.

3.    Que a pesar de estos aumentos excesivos en el presupuesto público, durante el 2009, Costa Rica fue el único país de Latinoamérica donde aumentó la pobreza. Ver nota.

4.    Que la mayoría de los gastos excesivos del gobierno fueron generados de un aumento irresponsable de planilla estatal durante la Administración Arias. Ver nota.

5.    Que en la mayoría de veces que se han aumentado los impuestos, los ingresos fiscales más bien han disminuido; y que, por el contrario, en periodos de certidumbre fiscal estos han crecido notablemente. Ver nota.

6.    Que los impuestos actuales son complejos y elevados, como consecuencia se han originado altos niveles de evasión. Ver nota.

7.    Que dada la situación actual, la único forma de equilibrar las finanzas públicas es por medio de un fuerte crecimiento económico que permita aumentar la recaudación de forma natural.

8.    Que el paquete tributario propuesto por el gobierno no presenta reducciones significativas del gasto, castiga a la clase media y a los menos favorecidos y desincentiva el crecimiento económico.

El Instituto AMAGI apuesta por una serie de medidas que nunca han sido aplicadas a la economía nacional, pero que estamos convencidos, porque la teoría nos respalda y la evidencia empírica lo demuestra, permitirán la prosperidad general de la sociedad en conjunto.

El Instituto propone:

1. Reducción sostenida y simplificación global de impuestos a todos los sectores de la sociedad para permitir mayor productividad, se puede obtener una recaudación similar o mayor a la actual como ha sucedido en otros países que han aplicado estas políticas. Ver nota. Ver nota.

2.    Eliminación de privilegios fiscales a todos los grupos de presión cercanos al poder político, de manera tal que todos los participantes sean iguales ante la ley.

3.    Desregulación, que en conjunto con la reforma tributaria que reduzca impuestos, permita el desarrollo de la libre empresa y un crecimiento económico fuerte que cubra parte del déficit actual de forma natural.

4.    Reducción real del presupuesto del año 2012.

4.1.  No crear ni un solo puesto público más hasta sanear el déficit. Reorganizar a los empleados públicos ya existentes en otros cargos más productivos.

4.2.  Reducir ministerios como el Planificación, Economía y otros que no realicen funciones de primera necesidad a personales mínimos (no más de 15 empleados).

4.3.  Disminuir el presupuesto real en rubros que no sean esenciales (protocolo, cultura, deportes, subsidios a empresas privadas y particulares, transferencias a instituciones como el IDA o DINADECO), en favor de  aquellos gastos de primer orden (salud, educación, infraestructura, seguridad).

4.4.  Vender activos del Estado que estén sin utilizar o se puedan cambiar por otros menos costosos, además de detener la compra de nuevos.

4.5.  Rebajar el salario de los jerarcas públicos y proponer que costeen gastos superfluos con sus ingresos personales.

4.6.  Evaluar, partida por partida, los resultados esperados por los programas implementados y financiados por el Estado. En caso de haber fracasado en determinados rubros, estos deben eliminarse.

5.    Vetar cualquier incremento de gasto extraordinario hasta que la situación se normalice.

6.  Presentar un presupuesto balanceado para el año 2014, a más tardar, vetar cualquier otro desbalanceado a partir de entonces.

7.    Aprobar y aplicar la Ley de Responsabilidad Fiscal, Expediente Número 17.868.

8.    No aprobar más empréstitos del Estado ya que incurren en mayor endeudamiento e intereses impagables, al menos hasta que el presupuesto se ordene.

Quizá esta reforma pueda sonar un radical, pero no es descabellada, en la práctica no se puede continuar con las soluciones tradicionales y políticamente cómodas, que no han dado resultados y nos los van a dar. Como diría Einstein: loco es quien espera resultados diferentes haciendo lo mismo. Invitamos al resto de organizaciones liberales del país y a otras agrupaciones responsables a difundir esta propuesta, o plantear la suya. Es falso cuando el gobierno dice que sólo existe una alternativa.

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search