Café y Libertad: Un sistema de pensiones en bancarrota

Categorías Café y Libertad
EDITORIAL
El viernes anterior la Tesorería Nacional del Ministerio de Hacienda detuvo los pagos de pensiones a personas mayores de 100 años. ¿La razón? Parece ser que los muertos se levantaron de sus tumbas, no para bailar al ”ritmo de Michael Jackson”, sino para cobrar las pensiones del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte. Y en realidad, no es nada extraño que los funcionarios estatales no se preocupen que suceda con el dinero que no es de otros, aun así, los problemas de este sistema de pensiones es mucho mayor.
En 1920 fue condenado Carlo Ponzi, el creador del “Esquema Ponzi”, igualmente conocido como “Esquema Piramidal”. Si usted nunca ha escuchado acerca de esto, es importante que sepa que ese régimen es mundialmente conocido por constituir una estafa. El esquema consiste en que quienes ingresan a él (la base de la pirámide) deben pagar periódicamente los beneficios de quienes están en el tope; eso con la esperanza de eventualmente cobrar también. Sin  embargo, llega al punto donde el tope es más amplio que la base y el sistema quiebra, allí está el fraude. ¿Se le hace conocido eso? Basta con ver la manera en que operan las pensiones de la Seguridad Social, un legítimo “Esquema Ponzi”.
Muchos jóvenes que hoy están iniciando a trabajar y son forzados a cotizar al régimen probablemente no encuentren nada a la hora de cobrar, esto pues la población adulta mayor está viviendo más y aumentando en cantidad. La solución a este fraude, es efectivamente, eliminar el pago obligatorio al régimen de la Caja Costarricense del Seguro Social y proceder exclusivamente a cuentas de capitalización individual. Eso lo hizo Chile hace ya más de 20 años y ha dado excelentes resultados, estimulando el ahorro y la inversión a largo plazo.
En Costa Rica se avanzó en esa dirección a principios del milenio con la llamada “Ley de Protección al Trabajador”, que establecía la posibilidad de invertir parte del salario en una operadora de pensiones para recibir un beneficio adicional a la hora de jubilarse. No obstante, el régimen estatal continuó operando.
Si bien es un cambio que pueda parecer radical, en la práctica es necesario. Quizá tampoco sea tan sencilla su transición, pero los beneficios lo valen. De esa manera nos aseguraremos de cada uno de los nuevos pensionados de Costa Rica, tenga la posibilidad de llamar su pensión, exclusivamente, suya.

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search