El despertar liberal

Categorías David Rodríguez
David Rodríguez
Vicepresidente del Instituto AMAGI

El año 2012 se perfila como uno de los peores años para la libertad y por lo tanto para el liberalismo. Los avances del Estatismo han sido desproporcionales y han golpeado a nuestra causa a nivel macro. Los resultados electorales han golpeado a la libertad económica de manera potencialmente letal. Y por lo tanto me es indispensable hoy escribirles este artículo a manera de reflexión; dado que sólo con una visión unificada e innovadora podremos aprovechar esta crisis.

Elecciones internacionales

Nos es muy tentativo hacer esta aseveración por el simple hecho de la victoria reelectiva de Barack Obama en EEUU. Sin lugar a dudas la administración Obama no nos ha beneficiado en casi ninguna de las esferas: 1. Fortalecimiento de la guerra contra las drogas 2. Expansión militar en EEUU tanto en cantidad como en diversificación geográfica (llámese Libia, Yemen, etc.) 3. Situación fiscal 4. Ambiente económico regulativo 5. Salvatajes fiscales 6. Libertades civiles (llámese NDAA). Lo cierto del caso es que no hay un fuerte argumento para que un liberal apoye esta administración de EEUU. Pero tenemos que repasar algo sobre los resultados de esta elección que nos puede ser beneficioso; pronto volveremos a eso.

Antes de realmente adentrarnos en donde están nuestras oportunidades para el futuro es importante entender la dimensión de nuestra crisis. Y para ello hemos de recordar que Luis Fortuño, el eminente gobernador puertorriqueño, fue derrotado por la izquierda puertorriqueña; dándonos una idea de la difícil situación que le espera a nuestro movimiento. Fortuño y sus excelentes políticas económicas caracterizadas por la responsabilidad fiscal; formaban un símbolo de optimismo para la libertad económica y su relación con América Latina. Sumado a esto hemos de señalar la victoria de Enrique Peña Nieto; típico populista de la centro-izquierda. México ha cometido un error en los gobiernos del PAN: la guerra contra las drogas golpean a dicha economía, la inseguridad es muy alta, los asesinatos recurrentes y el gasto militar es innecesariamente alto. Esto dificulta el panorama para que un gobierno del PAN volviese a reelegirse en especial dada la tradición izquierdista mexicana representada por uno de los candidatos más paupérrimos de la política mexicana: Manuel López Obrador.

Francia en la primera mitad de este año ya nos había generado un mal presentimiento para los liberales en todo el mundo. La elección de François Hollande resultó en una gran inestabilidad para una Francia que se hunde en una crisis fiscal; donde la inversión es constantemente espantada de dicha nación. Hollande ha dicho sin ningún temor que busca que la clase alta francesa pague un 75% de impuesto de renta; hemos de comprender que esas potenciales víctimas han mostrado mucho temor y empiezan a migrar hacia vecinos más razonables. Las políticas económicas de Hollande se caracterizan por un keynesianismo moderno, disfrazado con la fachada de ‘política económica de crecimiento’ en contraposición con la ‘austeridad’. Pero Francia también nos ha dejado un mensaje que a los liberales nos puede llegar a beneficiar.

Quiero terminar el recorrido electoral con la sospechosa derrota que recibió Henrique Capriles a manos de Hugo Chávez. Hay muchas señales que indican un posible fraude y en lo personal no creo que Chávez haya ganado el voto popular; pero al fin y al cabo él tiene un régimen en Venezuela y tenemos que partir de esa realidad. Sin embargo si bien Hugo Chávez ha expandido peligrosamente sus ideas en la región, ha fortalecido el movimiento anti Chávez y por lo tanto en nuestra región ya somos muchos los que estamos alerta con respecto al socialismo latinoamericano y esperamos fortalecer una contrapropuesta liberal.

 ¿Y entonces?

Si bien el panorama es poco alentador toda elección nos deja algo que mejorar e incluso algunos indicadores de cómo perfilarnos para el mañana:

1.    Con respecto a las elecciones de EEUU resulta claro que la campaña de Mitt Romney fue muy débil, muy centrista, poco inspiradora, poco atractiva y muy a la segura. Esto le sirvió a Mitt Romney para salir victorioso en general del proceso de los debates pero no es suficiente para desbancar a un presidente con números de aprobación ‘tolerables’; dado que al rondar el 50% una campaña opositora ‘a la segura’ es poco probable que sea exitosa en lograr un cambio de mandato (recordemos las elecciones del 2004 y las elecciones de 1996… muy diferentes a las elecciones de 1980 o de 1992 donde el retador fue muy inspirador). Por lo tanto podríamos alegar que en esee país la oposición a los demócratas debe ser más divergente con la salvaguardad de que los ultra conservadores no tienden a atraer a muchos votantes independientes producto de la poca aceptación que tiene la agenda social conservadora. Por lo tanto vemos que lo único bueno sucedido en EEUU durante estas elecciones fue la campaña de Ron Paul; y estratégicamente ese debe ser el futuro del partido republicano. Es importante resaltar que lamentablemente la campaña de Gary Johnson fue rotundamente un fracaso y por lo tanto fortaleció la visión para el libertarismo en EEUU que tiene Ron Paul (tomar el Partido Republicano).
2.    Sobre Puerto Rico he de mencionar que Fortuño hizo un buen mandato pero las difíciles y económicamente acertadas decisiones que tomó en Puerto Rico hacían de su reelección algo rotundamente vulnerable.
3.    Sobre México he de mencionar que por un lado el PAN y su candidata no tenían inspiración alguna y Felipe Calderón como mencioné antes; falló al mantener la fracasada guerra contra las drogas. Pero hemos de señalar que la campaña de Gabriel Quadri (liberal clásico) fue innovadora y su modesto 2,5% resultó ser el mayor gane de la libertad en esas elecciones; esperamos verlo en el 2018. Nos enseño que las ideas liberales deben venderse como algo atractivo para la juventud y algo esencialmente diferente o ‘revolucionario’.
4.    Sobre Francia hemos de señalar que Sarkozy mereció su derrota en el sentido de que sus logros económicos fueron paupérrimos. Sin duda ahondó la crisis fiscal francesa y permitió que el Estado creciese de manera desproporcional; dándole paso a un sucesor que es incluso substancialmente peor. Por lo tanto si bien no tener presidentes socialista pareciera alentador; lo cierto es que esto sólo aplica en el corto plazo, dado que si el presidente moderado fracasa su sucesor probablemente vendrá del estatismo de izquierda. Por lo tanto los presidentes liberales o pro libertad económica resultan ser más fuertes en las elecciones (David Cameron en el Reino Unido y Stephen Harper en Canada son ejemplos de gobiernos que se inclinan por la libertad económica y mantienen índices aceptables de credibilidad). Sería interesante ver un crecimiento del liberalismo francés.
5.    Venezuela no creo yo haya elegido popularmente a Hugo Chávez este año. Lo cierto es que él aún la lidera. Y por lo tanto aquí es donde tenemos que repasar que tan indispensable es que un candidato que no cree en la libertad económica sea quien represente la oposición anti Chávez. Pero de Venezuela quiero rescatar el valiente esfuerzo de María Corina Machado; lo cierto es que ella podría convertirse en un ícono del liberalismo venezolano pero ocupa que los venezolanos liberales la ayuden. Por lo tanto de este proceso rescatamos el enorme sentimiento anti Chavista y el proyecto futuro de María Corina Machado.

Conclusiones

El año 2012 fue un año de derrotas, pero también es un año de oportunidades. Es el año donde tenemos que planear para un año 2013 prometedor para nuestra causa. El liberalismo es una ideología que ya tiene mucho tiempo de existir, ha sido bien profundizada y se dedica a dar respuestas a cualquier pregunta que se le plantee. Vimos en el estado de Washington la legalización de la marihuana, también se legalizó en Colorado, se legalizó la marihuana medicinal en Massachusetts y se legalizó el matrimonio del mismo sexo en Maine y Maryland. Pero lo interesante es que esos dos temas tan populares y tan pertinentes para el liberalismo; no están asociados políticamente a nuestra ideología. El liberalismo tiene que ser la ideología y la promesa política de las libertades civiles y la libertad económica. Cuando lo sea ‘‘otro gallo cantará’’.

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search