El Liberalismo en Ghana

Categorías La vuelta al mundo
El Continuo Liberal Democrático: El Camino a la Prosperidad Económica

por: Rahman Bughri

 Los patrones contemporáneos en las Discusiones Globales Políticas señalan el hecho de que el liberalismo como un fenómenos político está asumiendo a un paso constante su lugar como la filosofía política más natural y resistente de todas.

Las líneas divisorias que separaron al mundo en el Oriente Comunista y el Occidente Liberalizado se están reduciendo dado el inmenso impacto de la globalización.  Las reformas económicas en el este, reformas políticas en África y los alzamientos sociales en el mundo árabe me dejan sin duda de que la busca de la libertad es un curso natural de la vida.

Estas experiencias como mencioné me han llevado a la conclusión que cualquier forma de razonamiento que enfatiza la libertad; es un razonamiento que no se puede restringir a una ideología pero más a una actitud –un camino natural de vida.

Algunos observadores han buscado categorizar a los liberales dependiendo en como son percibidos. Sin duda, no es poco común escuchar tales distinciones como; liberales clásicos, neo liberales, libertarianos o anarco-capitalistas. Sin importar que sean estas etiquetas es fundamentalmente apto decir que los liberales son lo que son porque aprecian sus libertades.
Como liberal no me interesa en lo particular en cuál de esas distinciones describe mejor mi actitud. En lugar, me interesa proclamar que la libertad es principalmente una declaración de mis valores. No se debería ocupar los trabajos de Locke o las reflexiones de Dahrendorf para que uno aprecie la necesidad de reclamar el derecho a la autodeterminación. Un bebé recién nacido entra al mundo con un dulce llanto lo que para mí significa la libertad de expresión. Ese mismo niño crece a ser restringido por el mundo a su alrededor. Sin duda ‘‘los hombres nacen libres pero están en cadenas en todo lado’’.

En este punto es recalcable sacar la distinción entre la concepción liberal de la libertad; al contrario de la idea de la libertad propuesta por las ideologías tradicionales. Para los liberales, es absolutamente vago hablar sobre libertades colectivas. En esencia los debates sobre la libertad se deben enfocar primeramente en el individuo en lugar de en los agregados de la sociedad. Características prominentes de la noción liberal incluyen:

a)    El derecho a la autodeterminación y a la búsqueda de la felicidad
b)    La libertad de expresión y de escoger
c)    La ausencia de la coerción ilegal
d)    El derecho a la propiedad privada (física e intelectual)

Estos puntos cardinales  forman las bases en las cuales florecen otros principios liberales tales como; el constitucionalismo, buen gobierno y el Estado de Derecho.

le limitations on the liberties of citizens, so that freedoms do not degenerate into anarchy.
Habiendo dicho esto, me gustaría agregar rápidamente que el énfasis no es sugerir que los liberales proponen una anarquía global viable. De hecho, los liberales no son seguidores de un mundo en el cuales las libertades no restringidas prevalecen. El llamado para el orden constitucional y el Estado de Derecho presupone que liberales reconocen que una seguidilla anárquica está presente en todas las nociones de la libertad. Como diría Dahrendorf, el liberalismo sólo puede encontrar realización dentro de los remisos de la ley. Sólo bajo el Estado de Derecho el ciudadano puede reclamar los derechos mencionados previamente. El Estado de Derecho en este sentido funciona como una espada de doble filo. En un respiro garantiza las libertades como se ilustran en la constitución mientras que en el otro impone limitaciones razonables en las libertades de los ciudadanos, para que las libertades no se degeneren en anarquía.

Liberalismo Económico

Los liberales llevan la idea de la libertad a la esfera económica de la vida. Los proponentes de la ideología liberal creen que el paradigma económico que apoya a la libre empresa es el marco más efectivo para avanzar hacia la prosperidad. La perspectiva liberal económica emergió como una crítica del control político comprehensivo y la regulación de la economía que dominó el edificio estatal europeo entre el siglo XVI y el XVII. Los liberales económicos básicamente rechazan políticas que subordinan a la economía a las política. Adam Smith, el padre del liberalismo económico cree que los mercados tienden a expandirse espontáneamente por la satisfacción de las necesidades humanas; dado que los gobiernos no interfieran.

Smith construye su argumento al asumir algo básico de la perspectiva liberal;

a.    El mercado es una esfera autónoma de la sociedad que opera de acuerdo a sus propios mecanismos económicos.

b.    El intercambio económico es un juego de suma positiva y el mercado tiende a maximizar sus beneficios para los individuos y compañías racionales y auto buscadoras que participan el intercambio del mercado.
c.    La competencia trae eficiencia. En esencia, la regulación estatal o la interferencia política es regresiva, contra producente y conflictiva.

Los críticos del liberalismo económico son escépticos sobre la habilidad del mercado para auto regularse. Ellos argumentan que las distorsiones del mercado pueden ocurrir. En ese caso algunos actores del mercado pierden mientras otros maximizan sus ganancias. Esto en su aserción crea desigualdad y tipos de conflictos. Los marxistas en especial rechazan el argumento que el intercambio económico sea una situación de ganancia de ambos lados. Para ellos, la economía mundial se caracteriza por lucha de clases y explotación.

Estas líneas de batalla ideological han dominado el debate geo-político entre el Capitalismo Occidental y el Socialismo del Este. Las situaciones recientes en China y en la mayoría del sur global sugieren que, el módulo económico liberal es la panacea de los retos de desarrollo que han plagado naciones en desarrollo durante siglos. Habiendo introducido reformas en el sector económico, China está reportando importante ganancias en los índices económicos. Ha ganado un puesto en la economía mundial como la segunda economía después de EEUU. Esto se podría llamar un dividendo liberal.

Para este fin, sería suficiente decir que, los mercados libres promueven el desarrollo. Un estudio conducido por el Fraser Institute en el 2005 para señalar la correlación entre la libertad y el desarrollo indica que los países con más  libertad económica tienen ingresos per cápita sustancialmente mayores que aquellos con menos libertad económica. De nuevo el índice por cuartos del Mundo de la Libertad Económica (EFW en inglés) reporta que en los reportes por del Banco Mundial (2007) que toma en cuenta la libertad económica y los niveles de ingreso del 10% más pobre de la población, revelan que; la cantidad per cápita al contrario de la cantidad de ingreso; que va al 10% más pobre del mundo es mucho mayor en naciones con más libertad económica que en las que menos libertad económica hay.

En general, el occidente mundial que es primariamente capitalista controla el 70% de los recursos económicos mundiales. Esto es a pesar del hecho de que el oeste constitute sólo el 20% de la población mundial. Las primeras 10 multinacionales son controladas por el occidente capitalista.

Es importante registrar que las fortunas del desarrollo han eludido a países en el hemisferio sur, en gran medida por factores históricos y externos pero más que nada por el hecho de que esos países han sido estatistas y sin duda no consistentes con los patrones prescritos del liberalismo.

En África por ejemplo la batalla por la independencia produjo un cierto sentido de nacionalismo que se convirtió en socialismo. Los líderes Africanos post independientes abrazaron el socialismo con la convicción de que era un factor de confianza en el esfuerzo por el desarrollo nacional. Para algunos de los líderes africanos el colonialismo  hizo imposible que la empresa libre triunfara. Como hubiese dicho Kwame Nkrumah, primer presidente de Ghana; ‘‘El colonialismo evitó la acumulación de capital entre nuestro ciudadano que hubiese asistido inversión firme privada en la construcción industrial’’. Nkumah dijo que se acumularía a traición a la confianza si el gobierno optaba por el interés privado para la construcción de la economía. En su aseveración, el capitalismo crearía avaricia y crearía desigualdad social. Es en contra de este trasfondo que Nkrumah concluye, ‘‘Si por lo tanto vamos a hacerle honor a nuestra promesa a la gente y lograr establecer el programa, entonces el socialismo es nuestra única alternativa dado que asume la propiedad pública de los medios de producción, la tierra y sus recursos y el uso de esos medios para satisfacer la necesidades del pueblo. ’’

La ola de nacionalismo que atravesó África Sub-Sahara en el tiempo de la independencia hizo que fuera un vicio casarse la filosofía liberal democrática que pone énfasis en el individualismo y que también estuvo en varias ocasiones con la clase gobernante del momento. Los pocos pensadores liberales que lucharon por la construcción de una sociedad liberal/capitalista se etiquetaron en poco tiempo por las fuerzas socialistas como traidores; o en una nota más moderada, agentes del imperialismo. Las fuerzas liberales fueron acusadas de estar en política solamente por intereses egoístas.

Sin importar los retos, las fuerzas liberales fueron suficientemente fuertes para luchar en contra de las probabilidad para señalar su punto clave de que la respuesta para el ‘rompecabezas’ del desarrollo de la nueva nación independiente sólo se puede encontrar en el depósito del liberalismo demócrata.

Joseph Boakye Danquah, el líder del primer partido de oposición –La Convención de la Costa de Oro Unida (CCOU) hizo presión para el establecimiento de una democracia liberal como el marco político y económico del desarrollo en Ghana. Para englobar su visión que él tenía para Ghana, Danquah mantiene que ‘‘Las políticas del Partido es liberar las energías de las personas para el crecimiento de una democracia de propietarios. En esta tierra, con derecho a la vida, libertad y justicia como los principios para los cuales el gobierno y las leyes de la tierra se deben dedicar; para que específicamente, se enriquezca la vida, propiedad y libertad en cada uno de los ciudadanos. ’’

Desafortunadamente, estas ideas no significan nada para la gran masa del pueblo ghanés que obviamente fueron seducidos por la fuerte propaganda socialista de Nkrumah. Por un largo tiempo, fue el socialismo el que floreció mientras el liberalismo sólo existía en la academia.
Durante los 80’s sin embargo, la trayectoria de los fallos económicos de Ghana se habían hecho tan claros que la fobia a los liberales crónica cedió al sentido común. Habiendo sido retado por la realidad económica tan severa, la administración Rawling optó por el Programa de Ajuste Estructural (PAE). El Programa de Recuperación Económica (PRE) y el Programa de Ajuste del Sector Financiero (PASF). Estas reformas trajeron cambios estructurales fundamentales en la economía. El PASF por ejemplo introdujo políticas fiscales severas que llevaron a la devaluación de la moneda, liberalización de precios, y tasas de interés determinadas por el mercado.

Durante el period de 1983-1986. El programa se concentró en la estabilización de la economía. Esto dio lugar a un mejora en la tasa de préstamos al igual que en los depósitos nominales. También hubo  un incremento considerable en la tasa de depósitos reales; la cual escaló a aproximadamente 86,7%. El sector privado ganó prominencia y floreció múltiplemente mientras que la inflación cayó de 142% en 1983 a 10% al final de 1991.

Desde 1983 hasta la fecha la opción de desarrollo para Ghana ha permanecido consistente con el liberalismo. La consolidación democrática ha sido responsable por la fluidez liberal con el sector privado, el cual a un buen ritmo asume su lugar como motor de crecimiento.
Más allá se dió el impetus a la empresa privada cuando el Nuevo Partido Patriótico (NPP fue elegido al poder en el 2001. Siendo una rama de la Convención de la Costa de Oro Unida (CCOU) el partido sacó su respiro filosófico de J. B. Danquah. La administración del NPP bajo el liderazgo del Presidente John Agyekum Kuffour implementó políticas económicas prudentes para mejorar la situación de los ghaneses. Estabilizó el ambiente macro económico, lo que proporcionó el estímulo para la inversión masiva en el sector privado. Entre el 2001-2008 la economía de Ghana creció cuatro veces, el PIB promedio creció en un 7.3% anual.

Dada la característica que Ghana ha mantenido  durante su experimento democrático, uno puede contender que el país está en el borde de ser el referente del continente africano. El empoderamiento de las instituciones democráticas, el rol creciente del sector privado en nuestras corrientes económicas y en el auge de las oportunidades de la vida en general para los ghaneses es la vindicación de las voces de la libertad.





REFRENCIAS
Martin Brownbridge and Augustine Fritz- The impact of financial sector policies on banking in Ghana (retrieved www.Ghanaweb.com)
Kwame Nkrumah- Africa must unite 

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search