El Poder de las ideas no tiene género

Categorías Daniela Vargas
Por Daniela Vargas
Instituto AMAGI
“Si se hubiera dejado la tarea a los pusilánimes hombres probablemente casi nada hubiera ocurrido. De hecho, fueron tres mujeres, [Isabel] Paterson, Rose Wilder Lane y Ayn Rand- quienes, con alusiones despreciativas hacia la comunidad de negocios masculina, reactivaron la fe en una filosofía estadounidense más añeja. No había un economista entre ellas. Ninguna tenía un Doctorado.
Yo había comprendido el mensaje de Albert Jay Nock en “Nuestro Enemigo el Estado” y de Hillaire Belloc en “El Estado Servil”, pero no fue sino hasta leer “El Dios de la Máquina” de Isabel Paterson, “El Descubrimiento de la Libertad” de Rose Lane, y “El Manantial”, así como “La Rebelión de Atlas”, de Ayn Rand que la concepción de poder social de Nook se convirtió en una detallada realidad. Estos libros la redujeron a que si la vida ha de ser algo más que una lucha al desnudo por favores del Estado, se debe crear una nueva actitud hacia al productor.” John Chamberlain
Este mes, dedicado a las mujeres, celebro la libertad y destaco el papel que ellas han jugado en esto que llaman la lucha por la libertad. Porque lejos de ser criaturas desamparadas en un mundo dominado en su mayoría por hombres, las mujeres en la lucha por la libertad han sido protagonistas, guerreras. La batalla no está perdida si podemos recuperar la fe en el poder de las ideas, dijo Hayek, y precisamente gracias a la creencia en dicho poder de mujeres como Ayn Rand, Rose Lane, Isabel Paterson y Margaret Thatcher, es que la batalla sigue viva.
Precisamente en este día internacional de la mujer, contrario al pensamiento colectivista de que las mujeres “necesitamos” de la protección del Estado y de la sociedad para poder “surgir”, yo, como mujer, me inspiro en estos individuos y afirmo que el lugar en la sociedad que las mujeres podemos llegar a tener, como protagonistas de cambios, como líderes de revoluciones, como las cabezas de gobiernos y corporaciones, no se encuentra ligado en ningún momento a nuestro género, a nuestra condición de mujeres. No. Está en nuestras mentes, en nuestra capacidad y potencial infinito como seres humanos, como individuos.
El poder de las ideas no tiene género. Todos podemos ser depositarios de este como individuos, como seres racionales, cuya realización máxima la alcanzamos a través de nuestras mentes.
Por ello precisamente, por esta fe en el poder de las ideas, en el individuo y en su capacidad de decidir actuar racionalmente, es que puedo afirmar que lejos de fortalecer nuestro potencial, la promoción de políticas de género nos coloca a las mujeres en un estado permanente de vulnerabilidad y desventaja, como si no pudiéramos competir, libre e igualitariamente, en las mismas ligas que los hombres. Esta concepción de que las mujeres necesitamos una constante protección por parte del Estado tiene un efecto devastador en el desarrollo de nuestro potencial: nos condena  a ser víctimas eternas, repitiéndose el rol paternalista que en una sociedad machista ejerce el hombre sobre lo que llama “su mujer”.  
Termino citando a Margaret Thatcher, quien no necesitó favoritismos o consideraciones especiales para alcanzar sus logros, compitió con los hombres, no como hombre o como mujer, sino como individuo y logró ser quien fuera no porque ser mujer, sino porque en su tiempo y ante sus pares fue la mejor. Eso sí es digno de ser reconocido, no su género, no una condición biológica. No, sus logros fueron producto del desarrollo de su potencial. 
“Si una mujer llegase a surgir, yo diría que se le dé la misma oportunidad que tienen los hombres en búsqueda de un puesto en el gabinete. ¿Por qué no una mujer Jefa de Estado o Secretaria de Asuntos Exteriores? ¿Por qué no? Y si ella comete errores, no será la primera en cometerlos en ese puesto”.

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search