El renacer

Señores y señoras la libertad se encuentra peligrando de manera nefasta puesto que el socialismo ha plagado nuestra región del cáncer propio de su ideología; la tiranía. Haré un recuento breve de cómo se encuentra la situación política en nuestra región y ostentaré dejarles una reflexión no sólo motivacional sino espero eventualmente movilizadora.

Lo sucedido el día de ayer fue el atropello total a la democracia. Cualquier persona que haya visto elecciones a lo largo de su vida y que comprenda el proceso sabe que el exit polling tiende a ser excelente en la predicción de los resultados electorales. Bueno para todos los que seguimos las elecciones venezolanas; la ABC reportó en su exit polling una victoria del 4% de la oposición. En los resultados finales avalados por el tiránico CNE; Hugo Chávez obtuvo la victoria por un margen cercano al 10%.

Pero bueno todos sabemos la intimidación que hubo ayer. Los tanques que se movilizaron, la misteriosa llamada telefónica entre los dos líderes, sabemos que los candidatos conocieron los resultados antes que el público en general (realmente algo inaudito). Pero al fin y al cabo con fraude o sin fraude; Chávez está en teoría legitimado para 6 años más de dictadura. Diría mi buen amigo peruano Alberto Mansueti que la social democracia de Capriles de todas maneras no era una alternativa atractiva y que debió ser un candidato de mayor divergencia ideológica; y aunque concuerdo con que eso es cierto, optó también por desmeritar un sistema de sufragio que sea controlado por la tiranía chavista.

Pero yo a ustedes queridos latinoamericanos no les tengo que decir lo que sucede en su región. Tenemos Chavismo en: Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Argentina y Venezuela. Y tenemos chavismo light en Uruguay, Perú,  El Salvador y Brasil. Y bueno a Enrique Peña Nieto tenemos que ubicarlo pero él mismo nos lo hará saber. De tal manera señores que la izquierda latinoamericana se ha empoderado de manera notoria y lo peor es que está unida. La recuperación de Honduras y Paraguay tuvo un precio altísimo dado que esta izquierda se ha unido en la región.

Ahora yo a ustedes no les tengo que explicar que en EEUU y en Francia gobierna la izquierda, ni les tengo que decir que lo conocido como la ‘derecha’ ha sido notoriamente un fraude en lo económico (llámese España); pero he aquí lo curioso. La derecha que es más que nada un ala conservadora, empresarial, anti-socialista, etc. Primero tiene que definirse (un rol clave en donde los liberales debemos posicionarnos). Puesto que al estilo de Ron Paul; se ve que los liberales podemos pelear a lo interno dentro de esto que llaman derecha. Y no es para menos si también tenemos en nuestra región países que son simplemente social democracias como mi Costa Rica; no son tiranas pero son malas. Y lo único a lo que nos aferramos son a gobiernos menos malos (y relativamente buenos) como el de Sebastián Piñera, Otto Pérez y los neutros como Franco y Santos (en Paraguay y Colombia). Y bueno he de mencionar los casos extraños de Panamá y Honduras cuyos líderes ni sé donde posicionar.

Por lo tanto tenemos un panorama claro de cómo está nuestra región. Canadá y el Reino Unido son lo mejor que se ve en lo que es América y Europa; sin embargo los liberales en estos países tenemos que crecer, ya sea infiltrándonos en las agendas de este tipo de gobiernos u obteniendo escaños legislativos. Pero bueno a pesar de que tenemos países liberales como Estonia; hay que aprender de este tipo de países pero también sabemos que para muchos latinoamericanos son modelos muy desconocidos con los cuales les es difícil identificarse.  

Pero bueno yo creo que este recorrido geopolítico es substancial, por lo que ahora he de dejarles un mensaje a mis queridos liberales libertarios; mientras nosotros peleamos por saber quién es más liberal o libertario o incluso anarquista que el otro… la izquierda crece abrumadoramente. Yo a nadie tengo que decirle que tan libertario soy. Para mí el Estado sólo tiene que proteger mi propiedad privada, mis libertades individuales y mi vida (y claro yo también debo hacerlo); y yo entiendo que esa visión a muchos les parecerá radical. Pero lo cierto es que estamos tan lejos de esto que tenemos que entender que por el momento es algo lejano; y que entre el chavismo y la centro derecha sí hay un mal menor. Y claro créanme, yo creo en la legalización de las drogas, en las uniones civiles del mismo sexo, en la adopción por parte de parejas del mismo sexo, en la fecundación in vitro, en la píldora del día después, me opongo a las leyes anti tabaco, a las guerras etc. Yo no soy de derecha y eso es algo que pongo a discusión con quien ostente a contradecirlo. Pero mi llamado no es a volvernos de derecha. Si no a colaborar con el movimiento anti izquierda.

Ahora ¿por qué digo esto? Muy simple. Porque mientras algunos aluden a que Piñera es un mal igual a Chávez; hay venezolanos desolados, deprimidos, desalentados y con muy poca esperanza en Venezuela; ya víctima de una tiranía de la izquierda. Entonces ¿qué podemos hacer los liberales? Muy fácil, o luchamos para ser nosotros una partido político que va a derrocar a estos tiranos, o colaboramos con otras tendencias para derrocarlos. En este mensaje lo que les quiero decir es que nosotros no tenemos que defender a la derecha; eso no hay que hacerlo y sería un insulto a la inteligencia. Pero tenemos que establecer una visión, un proyecto y defender la libertad de un enemigo muy existente en nuestra región: el socialismo.

Llegó la hora de un renacer liberal que implica una reivindicación, un reinvención y sobre todo una revolución.

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search