El voto: una mezcla entre emoción, ignorancia y decepción

Categorías Sin categoría

Por: Francisco Pérez Redondo
Colaborador del Instituto AMAGI


¿Cómo podemos describir el proceso y campaña electoral en Costa Rica?  muy simple: 

Emoción: El ciudadano aunque sea en poca medida, celebra la “fiesta electoral” con las cifras que se encuentra en los principales medios de comunicación cada mañana. Bocinas de los autos, calcomanías, banderas, entrevistas, opinión. Miles de “spots” publicitarios nos invaden, tantos que con las promesas dadas, seríamos la primera potencia mundial.

El proceso: Miles de costarricenses acuden a las urnas, emiten su voto, se van para su casa y listo. Muchos lo aprovechan para “pegarse la fiestita” o irse de paseo.

Ignorancia: simplemente la mayoría de los ciudadanos no razonan su voto y acuden a las urnas por cumplir con “el derecho del ciudadano”, lo hacen por tradición,  o en el peor de los casos, forman parte de las estadísticas finales de abstencionismo.

Decepción: muy común en estos últimos gobiernos, unos meses después entre lamentos y arrepentimiento, observamos en las noticias; que esas mismas personas que escogimos o no; mediante el voto, sustraen nuestro esfuerzo mediante la corrupción, la ineficiencia y la  construcción de una máquina burocrática que degrada nuestros ingresos.

Bien lo dijo Frederic Bastiat:


Por esta situación es que el sistema electoral se ha convertido en la mejor opción de vivir a expensas del esfuerzo de los demás, y un porcentaje muy alto, para satisfacer deseos de grandeza y voracidad por el poder y el dinero ajeno.

Una experiencia de 25 años viviendo en este país, ver interminables campañas, relatos de mis familiares y amigos, noticias, sucesos, actividades, etc. Me dan la autoridad para hablar de una forma muy clara  sobre este asunto. ¿Votamos por lo que queremos y creemos en lo que votamos? Siempre será mi pregunta. ¿Plasmamos nuestros intereses en una lista y hacemos una comparación de lo que nos ofrece ese gran “mercado electoral”, así como cuando adquirimos un bien o nos brindan un servicio? o simplemente pasamos a segundo plano esta situación, guiándonos por esa “ayuda” que nos brindan nuestros conocidos o “spots” publicitarios de los mismos candidatos, para emitir lo que muchos llaman “El derecho a elegir a nuestros gobernantes”

Se escucha casi de forma poética frases como: “vamos hacia adelante”, “construyamos una Costa Rica diferente”, pero como dice el dicho popular  “del dicho al hecho hay mucho trecho”,  tenemos los mejores ejemplos nacionales e internacionales de que esto se repite una y otra vez: el 5 de diciembre de 1998 un Hugo Chávez que platica con un  periodista y le asegura en tres ocasiones que dejará el poder a los 5 años y que no nacionalizará ninguna empresa (fue escogido de forma democrática), una presidenta que en un debate político le aseguró a los costarricenses cara a cara que no eran necesarias “cargas impositivas como los impuestos” para manejar su gobierno (elegida democráticamente), ex presidentes acusados de corrupción y hasta descontando penas (escogidos democráticamente), ministros y diputados acusados de corrupción, de profesar y convencer de cosas que ni ellos cumplen (escogidos democráticamente). Juzgue usted y vea la realidad de esas promesas, ¿se cumplieron?, ¿fueron tan honestos los escogidos)  las respuestas la sabemos todos.

Como seres humanos somos susceptibles a dejarnos llevar por momentos emotivos, entiéndase estos como ira,  pasión, deseo y muchas más; estas conductas, tan humanas como el raciocinio, tienden a ser utilizadas como recias armas, por personajes siniestros con objetivos claros, en todos los campos, aprovechando una herramienta o medio ya establecido y muchas veces “seguro” para conseguirlo.

La habilidad de crear falsas expectativas sobre un futuro, es muy fácil; pues bien, así pasa en la vida real. ¿Como hace un estafador para robarle sus bienes a una persona? Utiliza su inteligencia, habilidad y manipulación de emociones para crear un ambiente de deseo y así obtener sus bienes, ó ¿Cómo hace un matón para amedrentar a los que lo rodean? Utiliza el miedo a su favor para conseguir lo que quiere, ó simplemente  ¿Cómo un discurso exacerbado hace endebles a las mentes y las mueve a actuar en contra de la lógica  y la razón? Caso de los regímenes totalitaristas y sus seguidores. Simplemente la razón no actúa cuando estas características se juntan para actuar como acicate en  el razonamiento de un voto.

Todo esto pasa frente a nuestros ojos, y así como las oportunidades, las vemos y no las reconocemos. Se está convirtiendo en una constante en nuestro país, que la manipulación de emociones en tiempo electoral, aunado a una tradición política nos está dejando sin la capacidad de razonar este activo tan importante en un mercado electoral cada día más monopolizado por “cuatro  gatos”, que han sacado su maestría en “ciencias de la manipulación,  populismo, y el tradicionalismo”.

Estamos envenenados de un conformismo pleno, un estatus quo que camufla una estrategia de pocos grupos, por esta razón he podido ver tantos impulsos por los cuales el ciudadano  emite su voto, como formas para armar un cubo de rubik existen.

Pero que lleva a Costa Rica a caer en esta situación tan peligrosa; pues bien, hablemos de caudillos que exaltan pasiones y rencores escondidos y acumulados,  colores que “que ciegan tanto los pensamientos como las acciones”, dictadores camuflados que con su discurso gastado de distribución de la riqueza , y al final termina en las manos del dictador, intervenciones, tradiciones familiares por votar por ese color y no por los valores que éste representa, familias políticas que monopolizan los cargos públicos, y por interminables situaciones.

Señoras y señores, este es el descontento de un ciudadano cansado de las personas que no razonan su voto, de familias políticas que tienen en el voto su fuente de ingresos y poder, de ver a la gente que se queja y vota por ellos, ver la burocracia en crecimiento, de verla imposición de más impuestos para “bajar” un déficit insostenible, de ver la ineficiencia, malicia y conducta delictiva de los funcionarios públicos. Todas estas situaciones caracterizadas por algo: provienen de un mismo partido, que muchos costarricenses  pusieron en el poder y ahora ven las consecuencias.

¿Nos despertamos ahora? ¿o seguimos sumidos en el subdesarrollo, el robo legal generalizado, en el mal estado de las carreteras (si las puedo llamar así), en la inseguridad, el endeudamiento, la burocracia, los desfalcos, las instituciones improductivas, y el alto costo de la vida.?

Usted quiere que sus hijos o familiares sigan este paso a la pobreza segura, le digo algo, sea diferente, piense distinto, razone su voto y por último quiérase a usted mismo, porque el que habla de antemano con promesas y populismo, se ríe de usted, y lo hará mucho más cuando tenga el poder en sus manos. ¿No quiere más de esto? ¡actúe! que hay muchas formas y ofertas para escoger. La libertad es una de ellas.

Soy Francisco Pérez, y como usted, estoy cansado de lo mismo.

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search