Fanal 161 años de doble Moral.

John Fonseca.
Director Ejecutivo AMAGI

El 2 de setiembre de 1850, mediante Decreto Ejecutivo #99 y por iniciativa de entonces Presidente de la República, don Juan Rafael Mora Porras, se dispuso concentrar y colocar en manos del Estado la destilación de alcohol etílico y producción de bebidas alcohólicas para consumo nacional, con carácter de monopolio del Estado.

Hace ya casi 161 años, se decidió que el gobierno de Costa Rica iba a monopolizar la fabricación del Guaro, hoy en día con decenas diferentes de productos y con estrategias de mercado impresionantes, no produce más que pérdidas.

Pérdidas, para una empresa son simplemente una reducción en el patrimonio de sus dueños y accionistas. En este caso una  pérdida es algo similar pero somos todos los individuos que pagamos esta pérdida.

¿Es esto correcto? Un Estado que dependa de nuestra embriaguez para no endeudarnos. ¿No es acaso esta una espada de Damocles?

En un gobierno que se supone nos garantiza salud mediante instituciones como la CCSS, nos genera cirrosis. Un estado que nos multa por conducir con cierto % de alcohol en la sangre (sangre en el alcohol, algunos dicen) , por otro lado nos suministra guaro, guaro y más guaro. Dicen que esto es doble moral, pero peor que esto a costa de cada uno de nosotros.

Usted amigo lector, usted que no toma , le parece justo que a su costa se haga guaro, guaro que deja pérdidas, pérdidas que podrían ser devueltas  a usted , sea como cheque, como reducción de precios en otro sector, o como simple reducción del tan caro aparato estatal. Y usted amigo lector “que se lo echa”, no le parece injusto que se le penalicen con un  sobreprecio y además de todo sea usted visto como una mala persona por el simple hecho de querer divertirse.

El monopolio del guaro, otro triste episodio en esta tradición tica de tirar la piedra y esconder el brazo. Somos una vez más victimas de nuestra indiferencia. El monopolio del guaro es uno más que se sostiene en el papel, debido a que el industrioso trabajo de algunos ha logrado que pese a las trabas y la burocracia, la industria de la venta de las bebidas espirituosas aún deje ganancias y trabajos.

Es hora de que recapacitemos si podemos permitir esta doble moral, si vamos a estar contento con estos monopolios,, JPS, FANAL, etc.. Que nos dan migajas de pan y con eso debemos estar tranquilos. Yo personalmente pienso que debemos actuar en señal de protesta, no permitir más este abuso y poco a poco ir demostrando porque la libre competencia es la única forma civilizada de coexistir en sociedad.

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search