Fútbol Nacional: ¿Como mejorar?

John Paul Fonseca.
Colaborador Instituto AMAGI

“Mucha gente piensa que el fútbol es un juego a vida o muerte, pero es mucho más importante que eso.” (William Shankly)

Esta inmortal frase del mitico “manager” del Liverpool de los 70, dice en pocas palabras lo que muchos pensamos y sentimos del fútbol. Digo pensamos y sentimos, porque no es solo pasión ( o por lo menos no debe serlo) sino también pensamiento. Para mi el fútbol no es un “simple deporte”,  no es el simple ejercicio colectivo de perseguir un balón como lo pintan sus detractores, es arte, y en cuanto se convierte en arte es entretenimiento.

Este artículo es tanto para sus detractores, que piensan que se invierte demasiado en el fútbol , como para sus apasionados seguidores, aquellos que sin importar el lugar de la tabla de su equipo, lo seguirán pase lo que pase, para aquellos que creen que el televisor fue hecho única y exclusivamente para ver las “mejengas”.  Mi idea es plantear posibles soluciones para que mejore el fútbol costarricense a mediano plazo, pero primero es importante describir porque creo que el fútbol no es solo arte, ni solo deporte, sino mucho mas que eso.

¿Pasión o Negocio?

El mundo del fútbol no es solo el que involucra a hinchas y a jugadores, es una larga red, todo un encadenamiento productivo en el amplio sentido de la definición, hablamos de todo el recurso humano que los equipos de primera división utilizan, de las agencias de publicidad, de los distintos productos que desean publicitarse con estos equipos, de las tiendas deportivas, de los canales de televisión, incluso de las redes sociales. El fútbol como negocio es uno que puede ser muy rentable, se nutre y aprovecha de las rivalidades, algunos prefieren Coca Cola ante Pepsi, Boca Juniors ante River Plate, Liga o Saprissa, la lista es interminable, los equipos de fútbol se convierten de cierta forma (unos con más éxito que otros) en verdaderas “love brands”. Sus jugadores en íconos, al estilo de las estrellas de cine o de música, y sus mejores entrenadores, se convierten incluso en modelos de estudio de la administración, son verdaderos managers.

Es ahí donde el fútbol es pasión pero pasión que produce riqueza, el fútbol en general crea, no destruye, promueve mensajes positivos, ayuda a fomentar la competencia individual, la cooperación, es el fútbol un mecanismo de cambio social. Parafraseando a Karl Marx algunos dicen que el fútbol es el opio de los pueblos, que los legisladores se aprovechan de grandes eventos de este deporte para burlarse de los ciudadanos, y puede ser cierto, pero no es culpa del fútbol esto ya es cuestión de prioridades (y tema de otro artículo).

Sean amantes o detractores del fútbol en ambos bandos pueden entender cuando les digo, que me parece increíble que no se les erice la piel al ver una repetición del gol de Pastor Fernandez que nos dio la clasificación a Italia 90, los dos goles del “famoso aztecaso”, la carrera de Wanchope ante el Manchester United. Me parece increíble no detenerse frente al televisor a ver las genialidades de Diego Armando Maradona, los bocetos que pinta Lionel Messi en la cancha o las joyas de precisión de Cristiano Ronaldo.  Es fácil decir que el problema del fútbol costarricense es uno causado por la falta de talento, que es mejor darle todo el dinero a Nery Brenes o a Hanna Gabriels, pero creo que están equivocados, dicen otros que es un problema de mala dirigencia, de personas inexpertas al mando del fútbol. Caen en el simplismo , en un análisis que ve la ventana rota, pero no las consecuencias.

Menciono para bien o para mal, que soy Liguista, seguidor de Boca Juniors, del Barcelona, del Milán, que prefiero a Maradona sobre Pelé, a la escuadra azurri sobre la verdeamarela, que me gusta ver jugar a gattuso, y que me encanta el fútbol calle (la esencia de fútbol)

Se preguntarán que tiene esto que ver con las soluciones del fútbol nacional, pues diré que todo y que a la vez muy poco. Por un lado soy seguidor de equipos grandes, que sé que mueven grandes cantidades de dinero. Estoy a favor de ver a los equipos de fútbol como grandes sociedades, empresas que generan trabajo y riqueza.  El éxito deportivo no siempre esta ligado al éxito en las finanzas de los equipos, y eso es cierto,  en 2009 varios de los más exitosos equipos europeos en lo financiero no coincidieron con los mejor ubicados en sus tablas de posiciones, sin embargo tampoco la relación es contradictoria. Los equipos invierten en grande, y reciben grandes retornos. En Costa Rica no debemos de poner los bueyes delante de la carreta, no se soluciona nada con cambiar el D.T cada 3 pérdidas seguidas, el  traer grandes administradores a las entidades deportivas o gastar dinero en contrataciones.  El fútbol esta inmerso en un sistema mayor, se ve restringido por normas jurídicas como otra actividad económica y es víctima además de la cultura costarricense.


Soluciones Simples, de mediano plazo.
Como he expuesto el fútbol es un negocio, uno lucrativo si es bien administrado, la publicidad que lo rodea es de la principales fuentes de ingreso. En Costa Rica existen algunas restricciones a liberar este potencial, restricciones que en algunos países no existen.  

  • a)      Eliminación de la prohibición de la publicidad relacionada a licores, una de las empresas más lucrativas de nuestro país es la cervecería de CR, la cual podría indudablemente patrocinar a varios equipos a la vez.
  • b)      Eliminar la prohibición de ingerir cerveza en los estadios, quienes estén en contra en este apartado, dirán que el tico no es culto o responsable, pues aún tengo fe en el costarricense y creo que la responsabilidad es algo que se enseña y se aprende. Esto generaría sin duda recursos frescos a las instituciones deportivas.
  • c)       Que se destaque la importancia de que quienes administran los equipos sepan algo de administración, la misma Fedefútbol (la cual creo se financia de manera privada) puede usar una cuota de sus ingresos para brindar capacitaciones en este apartado. Se puede capacitar además en temas como mercadeo y fomentar los enlaces con otros países, lo que facilitaría el posicionamiento de jugadores costarricenses en medios extranjeros.
  • d)     Que sean 12 equipos en primera división y otros 18 en segunda división. Ya las divisiones menores a esa son de no mucha importancia, más que para la formación de nuevos talentos (y como tal serán los 30 equipos de primera y segunda división, los interesados en dotarlos de recursos). Que estos 30 equipos brinden una cuota de participación a la federación de manera anual, y que no se deje ingresar a equipos con faltantes de infraestructura, con falta de dinero para pagar a jugadores, etc.. Estas 30 franquicias no serán permanentes, sin embargo que se puedan subastar en el caso de que un equipo incumpla esas disposiciones que garantizan que las empresas que participan (o mejor dicho equipos, para los nostálgicos) sean solidas en sus finanzas y responsables.


El mejorar en estos 4 aspectos anteriores, provocará a mediano plazo que el fútbol sea un negocio más rentable, que brinde más seguridad a quienes planean invertir en él. El recurso humano lo tenemos, pero no ha sido administrado correctamente,  los expertos en administración deportiva se seguirán formando e irán llegando a nuestro fútbol, pero esto sucederá cuando este sea rentable y entre más rentable más competitivo. No podemos esperar que por puro amor “desinteresado” llegue una élite a nuestro fútbol, con esas mejoras,  el mundo del fútbol se profesionalizará como ha ocurrido en Europa , en México o en Brasil, son pasos pequeños que generan grandes resultados.  Lo que planteo es sencillo, es tener una buena defensa para poder atacar con tranquilidad.

Se las dejo picando en el área…

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search