La genialidad de Ayn Rand a 110 años de su nacimiento

Daniela Vargas
Vicepresidente Instituto AMAGI

“En 1943, una rusa que hablaba inglés con un grueso acento eslavo revolucionó la idea que tenían los estadounidenses de sí mismos. Mediante esa poderosa arma que es la creación literaria, Ayn Rand, una inmigrante, les recordó que su nación había sido fundada sobre la base moral del individualismo y los conminó a volver a esas raíces, so pena de negarse a sí mismos. Desde entonces, al menos seis generaciones han redescubierto la idea de los Estados Unidos leyendo El Manantial y recitando de memoria el deslumbrante alegato final del arquitecto Howard Roark ante ese tribunal de justicia con el que la autora simbolizó el espíritu colectivista de nuestro tiempo.”

Álvaro Vargas Llosa

Varias décadas atrás, una mujer decidió plasmar en palabras una nueva filosofía entorno al individuo y glorificar su potencial y genialidad y la búsqueda de la felicidad personal como fin supremo. Habló de valores, de egoísmo, de racionalidad y objetivismo. Fue criticada y atacada, su filosofía no fue tomada con seriedad en los más exclusivos círculos y los embates a su fuerte personalidad fueron la regla. Seguramente se le consideró una trasgresora que se había aventurado por territorios prohibidos. Pero desde entonces, desde el nacimiento de Howard Roark, Dagny Taggart y Francisco D’Anconia, millones de individuos han sido inspirados por ellos y lo seguirán siendo. Les dejó un legado inconcebible para ellos y abrió sus mentes a la valoración del individuo y al esfuerzo por la superación personal.

El valor que Ayn Rand añadió a la filosofía de la libertad no yace en su ciencia. Yace en su arte. En la humanización del individualismo y del capitalismo y la defensa moral que hizo de ambos. Al vivir en carne propia las injusticias de los bolcheviques, Rand atacó el socialismo no únicamente porque cómo sistema económico fuera ruinoso o como filosofía económica presentara graves falencias (de eso se encargaron Mises, Hayek y todos los miembros del círculo de Viena). Rand también atacó al socialismo por ser contrario a la naturaleza del individuo, por anularlo y reducirlo a una masa colectiva, por ser inmoral.

Su vida es un claro ejemplo del poder que las ideas y el esfuerzo individual tienen. Su obra es una celebración al individuo y a la filosofía de la libertad. Sus palabras son un regalo para aquellos que las descubren por primera vez. Esa mujer, una rebelde, revolucionó la filosofía de la libertad, su aporte yace en haber dotado de arte al individualismo y al capitalismo e inspirar infinitamente a todos aquellos que hemos tenido el placer de conocer al ingeniero Roark o a la señorita Taggart y que nos hemos preguntado y respondido ¿Quién es John Galt?

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search