La teoría de la conspiración de José Luis Vega Carballo

Categorías Estocada
Por: Diego Segura Cano
Tesorero del Instituto AMAGI


Vengo esta semana a reseñar una columna. Debí haberlo hecho antes pero en eso se me vinieron los aniversarios de la revolución bolivariana y no pude dejar de mandarles un par de estocadas a Hugo Chávez y a los que creen que en Venezuela se encuentra la esperanza de América Latina. Incluso esta semana yo debería centrarme en dejarles ir otro golpe de guerra a quienes se reunieron en Venezuela a propósito del ALBA, la Alianza Bolivariana de las Américas, a la cual tristemente se le quieren ir uniendo más países. Pero este tema quedará para próximas semanas, que este miércoles me toca hablar de una teoría de la conspiración y el próximo de un tema que me tiene agobiado pues no me deja dormir en las madrugadas.
Hace ya varios días tuve el gusto de leer una columna que me dejó anonadado. La síntesis de la historia es que vino un colega del Instituto y nos pasó una columna denominada “Pensamiento crítico”. Como casi siempre leo en la noche, fue como a las 11 cuando me puse a leerla con cuidado.
Fue un episodio medio alucinante estar yo ahí, solo en mi casa, ya casi tocando la media noche, leyendo una teoría de la conspiración que por cuya inventiva y construcción dejaría boquiabiertos a los de History Channel, que se la viven pasando programas de ovnis y de cómo el ejército estadounidense miente a la población ocultando expedientes X. El autor, que me falta mencionarlo, es José Luis Vega Carballo. ¡Grande Vega! Deberías escribir libros como los de Juan José Benítez.
El autor por allá del 16 de noviembre del año pasado inició un conjunto de columnas ligadas entre sí por la creencia de que estaba realizando un análisis de la coyuntura política de Costa Rica en el paso del 2011 al 2012. Voy a dar nombres para que quienes tengan curiosidad puedan ir a la fuente primaria de lo que hoy relato. Inició con una titulada “Costa Rica 2011-2012: ¿Al borde del abismo o de un nuevo liderazgopolítico?”, luego “Costa Rica 2011-2012 ¿Una democracia en quiebra?”, para el día 30 del mes se publicó otra titulada “Costa Rica 2011-2012: las emergentes fuerzas de una derecha desestabilizadora” (esta es la que más me interesa). Y ya en vísperas navideñas cuando el aquí escribiente se encontraba atravesando presas para ir de compras, Vega Carballo soltó la última de esa línea: “Costa Rica 2011-2012: más sobre las fuerzas anti-democráticas de desestabilización”.
Vea don José Luis, no se me resienta mucho por lo que voy a decir de usted, vea que hasta le ando haciendo propaganda aquí con los cibernautas que fijo ya agarraron los links para ir a leerlo. No me dé las gracias.
Las columnas están dotadas de una imaginación que roza el realismo mágico. Les voy a ir resumiendo los argumentos. Don José Luis usa “conceptos” rimbombantes; para muestra un botón: “PLAC” y “PLUSC”, “neo-oligarquía”, “derechismo desleal”, “crisis tripartita”, “Supra-Sistema de Corrupción Planificada” o SSCP, “capitalismo de amigos”, “Gobierno profundo”, “clepto-plutocracia arista”. Insisto, fue alucinante. Personalmente no sé qué decir sobre estos “conceptos”. Pongo por ejemplo: cuando me dicen PLAC y PLUSC me parece que estoy leyendo un comic en donde Batman viene y le pega al Pingüino ¡PLAAAAACCC! Y después le da una patada al Guazón ¡PLUUUSSSCCC! Luego, cuando me dicen neo-oligarquía se me viene a la cabeza Neo, o sea Keanu Reeves cuando atraviesa la Matrix. Cuando leo derechismo desleal pienso en aquellas personas que por azares del destino su mano derecha deja de obedecerles y terminan escribiendo con la izquierda. Sobre la crisis tripartita todavía no manejo un criterio. Sobre el “Supra-Sistema de Corrupción Planificada” o SSCP, puedo decir que NTNI: No-Tengo Ni Idea. Ni idea de qué carajos estará diciendo con eso. Sobre el “capitalismo de amigos” me imaginé un capitalismo lleno de hermandad, y con respecto al “Gobierno profundo” primero debo ir a la Casa Presidencial a ver si tienen sótano, si sí tienen, pues esa es la profundidad del gobierno a que se refiere el autor. Sobre la “clepto-plutocracia arista” se me vinieron tres cosas a la mente. Primero esa canción que dice “la cleptómana… la cleptómana”, luego con plutocracia pensé en Pluto de Disney, y con la arista pensé en la intersección de dos planos. Claro, después de reírme un rato asumí seriamente que su “concepto” estaba dando a entender que con los Arias y alrededor de ellos existe una élite propensa al hurto. Corríjame Don José Luis si estoy equivocado.
Pero a los lectores les digo que el argumento no se queda en el uso indiscriminado de estos “conceptos”. En síntesis les digo que Don José Luis piensa que Costa Rica se encuentra en un momento de desestabilización, en donde la democracia que es enclenque está en total posición de que cualquiera la agarre y la machaque, y que tal situación proviene de las acciones de un conjunto de derechistas que están en el poder o que se amparan detrás del poder. Cuando en mi lectura yo iba discurriendo por tal argumento me decía a mí mismo: “bueno Diego, vos no estás de acuerdo con el gobierno, al fin y al cabo este señor tampoco, sólo que él es más imaginativo que vos”. También Don José Luis sostiene que hay “ciertas oscuras fuerzas internas y externas” que “podrían intentar un derrumbamiento de la institucionalidad democrática costarricense aún mayor del que observamos”. Esto lo dice en “Costa Rica 2011-2012 ¿Una democracia en quiebra?”. Aquí el autor incluyó el tema de la Fuerza, y que hay algunas personas en el lado oscuro de la Fuerza. Increíble, y nosotros que en el Consejo Jedi creíamos que esas fuerzas habían desaparecido. Estas fuerzas según lo expuesto por Vega Carballo están dispuestas a botar la democracia a partir de la violencia, o sea a partir de repartir cachimba a los adversarios y hacer una limpia. Son fascistoides las muy pícaras.
Pero esto no es todo. Conforme seguí mi lectura llegué a la siguiente parte. Y cito ampliamente:
Esos actores no están solos”, o sea los actores que mediante la violencia quieran mandar al traste nuestra democracia. “También están en muchas cámaras patronales, en Consumidores Libres y CANARA; en grandes medios de comunicación y partidos políticos, todos ligados por atrás con la coalición del ‘Sí al TLC’. Los observamos, por su orden, mayormente en el PLN, el ML y el PUSC. A ellos habría que agregar la ANFE y el Movimiento ‘República de Costa RiSa’ jefeado por Luis Loría, a exlibertarios enemistados con Otto Guevara (a quien consideran de línea suave, apóstata y desprestigiado) y ahora el nuevo Partido por la Libertad (PPL) del exdiputado libertario Federico Malavassi y sus cuadros asociados a los Institutos AMAGI y ´Libertad y Progreso’ (ILPRO)” (Vega Carballo en “Costa Rica 2011-2012: las emergente fuerzas de una derecha desestabilizadora”)
Obvio en este punto de la lectura paré en seco. Primero volví a leer, así corroboré que estaba hablando del mismísimo Instituto AMAGI, del cual soy Tesorero y cada semana vengo a dejar una columna que espero incomode a alguien.
Les soy sincero, me sentí confundido. Ya había pasado la media noche, en alguna estación de radio se escuchaba Thriller de Michael Jackson, y yo, gracias a José Luis Vega Carballo, había descubierto la verdad. Me enojé obviamente cuando logré enlazar todos los hilos. Para cualquiera que conecte los argumentos de Vega Carballo (Y SE LOS CREA), se habrá dado cuenta que el Instituto AMAGI junto con otra gran cantidad de personas y organizaciones es una institución armada que busca destruir la democracia costarricense. En ese momento me alejé de la computadora y me senté en la cama, las preguntas atacaban mi consciencia: ¿Pero cómo puede ser? Si yo soy parte de la Junta Directiva ¿cómo me lo habían ocultado? Ni siquiera un kalashnikov me habían regalado, que a como anda el tema de la inseguridad ciudadana no me vendría mal un arma, sobre todo ahora que cada día que pasa le veo a mis cuatro perros más cara de miedo. ¿Cómo es que llegué a involucrarme a una institución de esta calaña? ¿Soy un fascista? ¿Debo renunciar y alejarme? ¿O debo seguir y entablar conversaciones con José Luis Vega Carballo para servirle de espía en las profundidades de las fuerzas oscuras? En un momento dudé del autor, hasta pensé en llamar a Asdrúbal, nuestro Presidente, y mediante preguntas indirectas sonsacarle las verdaderas intenciones del Instituto  AMAGI . Preguntas como: Asdrúbal, ¿cuáles son tus personajes preferidos de Star Wars? Y si me salía con que Darth Vader y Darth Maul, pues sí, sin duda yo estaba del lado oscuro de la Fuerza, y si me decía Luke Skywalker, pues existía la posibilidad de duda. Que a como está la posmodernidad ni podemos estar seguros de en cuál lado de la Fuerza nos encontramos.
Terminé la lectura de las columnas de Don José Luis medio aturdido. Me fui a dormir atribulado, al final el cansancio ganó y me alejé del estado de vigilia. Hace poco tuvimos una reunión de la Junta en el Instituto  AMAGI  pero no quise mencionar mis dudas, si esos liberales de verdad se encuentran con la capacidad armamentística para derrocar la democracia y el Estado de Derecho, yo no soy más que un ser despreciable dentro de la red de poder que se maneja tras bambalinas en este país. Me encuentro en peligro. Espero que una vez que Don José Luis lea esto venga a salvarme. ‘HEEEELLLLLPPPPPPP!’
Ya hablando en serio. Perdónenme los lectores que esta semana esperaban que yo hablara de algo importante. Les he decepcionado. Como habrán notado quise dedicar la columna Estocada de esta semana a burlarme del Pensamiento Crítico de José Luis Vega Carballo, era demasiada la tentación. Sepa Don José Luis que en AMAGI leímos y comentamos su columna. Al final de los comentarios un miembro del Instituto, David, cerró el asunto diciendo que su columna de una u otra manera era propaganda para nosotros, y que toda propaganda es buena, diga lo que diga, pues nos da a conocer. David tiene absoluta razón. Gracias Don José Luis por incluirnos en sus desvaríos conspiratorios. Del Instituto yo asumí la función de darle una respuesta a su columna, y con su mala suerte que tiendo a ser harto burlista, y su columna no daba la talla como para tomarla en serio.
Pero ya que estamos hablando aquí en mi columna, en un ambiente tan cómodo y ameno, déjeme Don José Luis contarle un par de cosas. En el Instituto AMAGI no somos unos derechistas neoliberales que a mano armada quieren destruir la democracia costarricense para a partir de su famosa clepto-plutocracia beneficiarnos y tener una vida próspera y corrupta.
En el Instituto AMAGI creemos en la libertad del individuo, una libertad que es indivisible y dota de sustento nuestra humanidad. Todos los del Instituto somos jóvenes que ofreciendo nuestro tiempo y esfuerzo trabajamos por lograr una sociedad más libre, con una democracia más fuerte, con un Estado pequeño que no esté embebido en la corrupción y la ineficiencia. No somos fascistas, somos LIBERALES.
Y si quiere obtener más información para sus teorías de la conspiración, pues le ayudo. Le cuento que yo, Diego Segura Cano, soy sociólogo, egresado de la Escuela de Sociología en la cual usted fue catedrático durante tantos años, y que fui asistente de investigación en el Instituto de Investigaciones Sociales donde usted trabajó otros tantos. Le cuento que a su ilustre persona lo he visto un par de veces, y sepa que la próxima vez que usted vaya a una conferencia y de pronto se le acerque un joven alto, con el pelo corto y con una sonrisa de lado a lado, ese voy a ser yo que me iré a presentar formalmente por el único gusto de saber que en las noches siguientes, mientras yo duermo apaciblemente, usted tendrá pesadillas en donde un joven golpista y ‘fascistoide’ se le acerca en media conferencia para saludarlo.
Y además Don José Luis, avíseme cuando tenga una teoría de conspiración sobre ovnis, sería interesante leerla, y hasta le puedo hacer el marketing.

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search