Liberalismo en Bulgaria



El afán por la libertad es una fuerza muy potente. Sin embargo un análisis mínimo predicará que esta potencia, si está presente en una sociedad, asegurará una base sólida para el desarrollo de las ideas liberales. Desafortunadamente, los acontecimientos en Bulgaria dentro de los años noventa contradicen esta suposición. En las primeras elecciones democráticas después de 45 años de socialismo y el pueblo búlgaro volvió a dar el mandato de gobierno al Partido Socialista. 

Esta es solo una de las derrotas que sufrió el movimiento liberal. Hay muchas razones por qué el liberalismo no es popular en Bulgaria, que se pueden encontrar en el pasado socialista, la elite política y las peculiaridades de los países de la península balcánica. 

El proceso de perestroika se caracterizaba con reivindicaciones de libertad y dignidad y resultó en la instalación de gobierno democrático y la liberalización del mercado. Sin embargo las nuevas reformas no tenían éxito y convirtieron a Bulgaria de un país industrial y desarrollado en un país del Tercer Mundo. ¿Cómo es posible que dentro de un mercado libre y prospero , haya tal sustitución por pobreza? Muchos expertos echaron la culpa al búlgaro y, desde luego, tenían razón. 45 años de socialismo eliminó la clase media y todas las formas de individualismo. 

Una sociedad proletaria carece del instinto y las habilidades del empresario. Dentro de la liberalización del mercado los expertos esperaban que las leyes de la oferta y demanda iban a asumir control sobre la economía automáticamente, mas no fue el caso. La percepción del búlgaro era que las nuevas reformas iban a producir un estado más responsable,y que el búlgaro iba a ser más independiente. En la situación descrita los apparatchikes y burócratas del régimen socialista tomaron ventaja en adquirir poder usando sus influencias y conocimientos del sistema anterior. 

Ellos realizaron el proceso de privatización de la economía entre sí mismos sin proveer transparencia e información al público. El otro problema era la falta completa de sociedad civil que podría oponerse a aquellos desarrollos. Sin ninguna resistencia la elite socialista se convirtió en oligarcas, según el modelo ruso, creyendo monopolios en todos los sectores de la economía búlgara. El motivo único de la clase política era la ganancia personal que atrajo mucha gente corrupta en el gobierno. Tras escasez artificial en la oferta de productos básicos y devaluación de la moneda búlgara, una crisis económica en 1997 resultó en hiperinflación y empobrecimiento total del pueblo búlgaro. El votante, desde luego, echó la culpa a la liberalización del mercado y se volvió muy sospechoso a las reformas liberales. Así el populismo junto con reformas más socialistas ganaron prominencia.
Otras dificultades que encuentra el liberalismo en Bulgaria están relacionadas con las peculiaridades de de la península balcánica. Los Balcanes siempre han sido zona de interés de Rusia y Turquía y en este aspecto cada país balcánico intenta a mantener independencia tras poniendo énfasis a la idea nacional. Al mismo tiempo cada país tiene populación muy mixta que contiene eminentemente una minoría turca. Esta peculiaridad de la construcción social junto con motivos históricos permite a los políticos que ganan popularidad tras ideas anti-turcas. 
El liberalismo como corriente político es débil en Bulgaria porque nunca ha sido formulado separado como ideas políticas de las del socialismo, conservatismo, nacionalismo etc. Actualmente en el fórum político no hay ningún partido que se identifica puramente como un partido liberal. Si hay ideas liberales o reformas liberales son en la forma de importe de los países del este. Especialmente, la Unión Europea es una fuerza muy potente en transmitir ideas liberales en la sociedad búlgara. Como miembro de la UE Bulgaria tiene que asegurar condiciones beneficiarias y garantías para el negocio. Así que se pone énfasis al estado de derecho, una política anti-corrupción, derecho de las minorías
por ejemplo.

Para el éxito del liberalismo se necesita un pueblo bien educado y de bienestar económico. Actualmente, la calidad de la educación en Bulgaria es cuestión de muchas críticas. La mala educación en combinación con las pocas oportunidades económicas para los jóvenes contribuyen a la fuga de talentos al extranjero, especialmente a la Europa del Este y los Estados Unidos. Según datos no oficiales hay más de dos millones de emigrantes búlgaros que residen en el mundo occidental. Como miembro de la UE Bulgaria lentamente mejora las condiciones económicas y cree más oportunidades para que estos emigrantes vuelvan a su patria. Si estas predicciones ocurren y se da una vuelta de talentos, se crearía una demanda de más reformas liberales. 

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search