Libertad de Expresión

 John Fonseca
Director Ejecutivo AMAGI.    
En los últimos meses se debate en Costa Rica sobre la Fertilización In Vitro (FIV), actualmente se enfrenta Costa Rica a la posibilidad de ser demandada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) , por no acatar el ultimátum presentada por esta última debido a que Costa Rica es uno de los pocos países del área en el cual la técnica es ilegal.
Han sido años de duras luchas por parte de quienes desean traer al mundo su herencia, su sangre. Desde la ilegalización de dicha práctica la Iglesia Católica de manera sistemática se ha encargado de satanizar a quienes quieren recurrir a esta técnica. El debate no es nuevo y parece que va para rato.
Es además un secreto a voces que las parejas son vistas en Costa Rica y tratadas en Panamá u otros países, siempre y cuando tengan el dinero necesario para incurrir en dichos viajes y tratamientos. Sin embargo este breve artículo no se trata de eso, creo desde mi óptica personal que es un debate ya saldado, el debate entre ciencia y religión , fue ganado por la ciencia hace muchos años y creo que ni pretendo abrirlo ni creo que de esto se trate.
Recientemente a propósito de dicha campaña entre Iglesia Católica y quienes están (estamos) a favor de la FIV, se dio un hecho curioso y trascendental, la Iglesia lanzo una campaña (puede ser escuchada dando clic aquí) que llama a estar en contra de dicha técnica con un mensaje bastante llamativo y quizá un poco chocante. En una de las cuñas una niña pregunta la razón de que ella esté viva y sus hermanitos no (los embriones que la iglesia dice, son seres vivos con los mismos derechos que un ser  humano nacido). 
La campaña si bien duró alrededor de 20 días en el aire, fue hasta que una periodista muy conocida y el apoyo de los grupos que están luchando por la FIV que dicha campaña fue Censurada. Si censurada, resulta que en Costa Rica, al mejor estilo del MINISTERIO DE LA VERDAD del libro 1984 del famoso autor George Orwell, existe una Oficina de Censura, a cargo del Ministerio de Gobernación y este se encarga de censurar y prohibir programas televisivos y propaganda comercial. Es curioso que se censurase la campaña de la susodicha Transnacional, debido a que esta no pretende vender un producto sino una idea, y por lo tanto no es propaganda comercial. Sin embargo una vez más en un atropello, que se ha hecho común en Costa Rica, las leyes se amoldan a la opinión pública.
En este caso la Libertad de Expresión que se le garantiza a los habitantes de Costa Rica de acuerdo a convenciones internacionales, no se le garantiza a una campaña realizada por una Empresa, representada por seres humanos de carne y hueso y que como tal deberían ser también capaces de disfrutar del derecho antes mencionado. Creo como Libertario en este como un derecho básico proveniente de uno de los pilares del Liberalismo, el derecho al disfrute y protección de la propiedad privada. En este caso la campaña fue producida por la Iglesia Católica y transmitida por esta en medios en su mayoría católicos, a nadie se le obligó a sintonizar dichas estaciones y se conoce de previo que el público católico que escucha dichas emisoras por lo general está de acuerdo con las posturas de dicha institución.
¿Entonces porque el Ministerio de Gobernación tiene vela en este entierro? Inexplicable la verdad, solo se explicaría en un Estado Policial donde ciertas cúpulas controlan lo que se dice, lo que se compra, lo que se vende y lo que no se escucha o no se ve. En este caso la “Tiranía del Status Quo” se hizo una vez más presente, vemos como la implacable mano de las mayorías percibidas lograron violentar un derecho por el cual el ministerio de gobernación debería ser demandado, ya que la Libertad de Expresión en este caso no se debe sacrificar ante la Libertad de Elección que tienen los “potenciales padres” que están a favor de la FIV. La campaña si bien es condenable y hasta repugnante debe ser tolerada, ya que la libertad  de expresarse es un derecho inherente al ser humano y como tal no debe ser violado por ninguna razón.
Esos que hoy se alegran de silenciar a la Iglesia algún día gritarán cuando sean sus voces las que quieran ser silenciadas, creo como Liberal en que debemos ser tolerantes, educar en base a la tolerancia y el análisis objetivo de los fundamentos del contrario, sin creer que el contrario es un enemigo sino asumiendo que como nosotros es un ser humano, capaz de equivocarse pero que también tiene los mismos derechos y que debe ser libre para expresarse, elegir, transitar. Libre por ser Humano y como tal digno de nuestro respeto.

”No soy un absolutista de la Libertad de Expresión. Las amenazas no deberían ser protegidas. Además de esto, si soy un absolutista de la Libertad de Expresión.”
Walter Block, Loyola University New Orleans

Comments
  • Responder

    Permita me felicitarlo por este gran articulo. Y por la gran sensibilidad de la libertad que tiene, a pesar de que yo SI estoy en contra rotundamente con la fertilización in vitro y otras técnicas “veterinarias” lo que le ocurrió a la Iglesia en Costa Rica fue un total atropello descarado.

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search