Veritas: De los derechos civiles a las prioridades gubernamentales

Categorías Veritas

EDITORIAL


“La menor minoría en la tierra es el individuo. Aquellos que niegan los derechos individuales, no pueden llamarse defensores de las minorías” -Ayn Rand

Mientras el día de ayer el mundo celebraba el Día Mundial de los Derechos Humanos, en nuestro país el costo político y la intransigencia religiosa obstaculizan el camino que buscan sectores de la sociedad en el reconocimiento de sus garantías civiles.


En Instituto AMAGI consideramos absurdo que en Costa Rica, justamente durante la semana en la que celebramos la promulgación de los derechos humanos, exista disponibilidad para discutir temas en plenario como la necesidad de crear el “Día del Motociclista” pero se alegue que para debatir los derechos civiles de la comunidad gay no existan espacios al no ser un tema “prioritario” para el Gobierno.

Cada día se vuelve más evidente que el artículo 33 de nuestra carta magna (ARTÍCULO 33.- Toda persona es igual ante la ley y no podrá practicarse discriminación alguna contraria a la dignidad humana) se desdibuja ante la desestimación del valor de los derechos humanos por parte del Estado o por la imposición moral de algunos actores políticos sobre otros.

Muestra de esto son las declaraciones del legislador Justo Orozco, quién señaló que la aprobación de este proyecto que busca otorgar derechos civiles y económicos a las parejas del mismo sexo, se debe a que el mismo “legalizaría el pecado” fomentando un mal ejemplo social dejando el portillo abierto para que la homosexualidad pueda ser “moda” en el futuro, dejando entrever la obstinación del diputado Orozco de imponer sus normas morales sobre las garantías individuales.

Por su parte el gobierno, pese a los fuertes reclamos de la comunidad gay de nuestro país para exigir atención al tema, alega que las prioridades son la aprobación del Plan Fiscal y la Seguridad Ciudadana, dejando en evidencia que no está dispuesto a pagar el costo político que implica reconocer estas garantías humanas ante la presión e influencia de los sectores conservadores y la injerencia de la Iglesia Católica.

En Instituto AMAGI reconocemos el derecho de cada ser humano, sin importar su condición de etnia, religión, preferencia sexual o ideología política, de buscar su realización de vida sin que nadie imponga sus normas morales para truncar sus proyectos. Por lo que consideramos de vital importancia la construcción de un Estado Laico que cumpla con la principal razón con la que el Estado es creado: El reconocimiento y protección de los derechos individuales.


Deje un comentario

Start typing and press Enter to search