Veritas: En honor a Carlos Federico Smith


A mí no me gusta esa idea de que un grupo de iluminados se va a reunir en un cuarto y nos va a decir qué hacer.” Carlos Federico Smith

EDITORIAL

Quizá usted alguna vez ha leído la columna de Carlos Federico Smith, se haya informado alguno de sus artículos o, al menos, visto pasar por ahí alguno de sus libros. Y como no va ser eso si estamos hablando de toda una institución en el liberalismo costarricense. Pero si nos vamos a sus inicios, Carlos Federico no fue siempre liberal.

Como la época lo demandaba, todo buen estudiante de economía antes de finales de los setenta habría recibido su buena dosis de John Maynard Keynes, y aunque este último se decía liberal, sus escritos fueron más aplaudidos y aplicados (o mal aplicados) por los socialdemócratas. Entonces Carlos Federico se hizo socialdemócrata. Si bien admite su pasado, él confiesa que fue sólo un moderado. Con el pasar de tiempo ese joven economista se enteró de una asociación que reunía a algunos de los economistas costarricenses más polémicos de su momento. La Asociación Nacional de Fomento Económico (ANFE) le abrió las puertas y allí, de la mano de quien se convertiría en una gran amiga para él –la admirable Cecilia Valverde– emprendió su lucha ahora por las ideas de la libertad.

De ANFE fue presidente de su junta directiva y el año pasado recibió el prestigioso “Premio de la Libertad” que se ha otorgado muy pocas veces, lo que lo convierte en un doble honor.

Carlos Federico también tuvo la oportunidad de servir a la sociedad costarricense en puestos gubernamentales. Sirvió como Presidente Ejecutivo del Banco Central de Costa Rica durante un corto periodo entre 1993 y 1994. Fue electo como Subcontralor General de la República en 1996. A este último cargo casi no accede pues un partido político bloqueó su juramentación por una revancha política. Cuando se dedicó al servicio público como un sólido liberal promovió las ideas del gobierno limitado, responsabilidad monetaria y austeridad fiscal.

Directo a la hora de discutir, no le tiene miedo a expresar las cosas como las cree. No muy amigo del proselitismo, pero sí de mejorar donde se pueda, consistentemente participó en aquellos partidos políticos donde se vieran representadas mayormente las ideas de la libertad en el momento. No obstante, para un académico de tan prestigiosa altura, las agrupaciones muchas veces le quedaron debiendo.

De la bibliografía completa de Carlos Federico, este editorialista recomienda el libro llamado “Mitología acerca del Liberalismo”. El anterior es un abordaje simple y claro sobre diversas tergiversaciones que los estatistas le hacen al pensamiento liberal.

Karl (“Carlos”) Popper, Friedrich (“Federico”) Hayek y Adam Smith fueron las inspiraciones para que Jorge Corrales Quesada creara su seudónimo con el cual, como ya se mencionó, publicó diversos artículos y libros. ¿Por qué ese nombre? El mismo expresa que por el enorme aporte intelectual de estos personajes.

Pocas personas han tenido la permanencia constante en la promoción de la filosofía de la libertad como Jorge Corrales (o Carlos Federico). Liberales con más años y otros más nuevos conocieron este pensamiento gracias a él y hasta el día sigue trabajando en difundir el ideal de la sociedad libre.

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search