Veritas: Un triunfo del populismo, la ocurrencia y la corrupción

Categorías Veritas
EDITORIAL

No hay arte que un gobierno aprenda más rápido de otro que el de drenar dinero de los bolsillos de la gente.” Adam Smith

Es muy lamentable para el Instituto AMAGI tener que dar la noticia de la reelección, por abrumadora mayoría, de Cristina Fernández de Kirchner como Presidenta de la República Argentina. Sin entrar en un análisis muy profundo consideramos importante unas cuantas reflexiones en torno a dicha elección.

En primer lugar, el populismo. No cabe duda que el triunfo de Kirchner se debió en buena parte a que los últimos dos gobiernos de la Argentina se han dedicado a comprar conciencias a diestra y siniestra por medio del subsidio gubernamental. Como buenos gobernantes populistas que han sido los peronistas, utilizan la moda más reciente, que es despotricar contra el capitalismo, como su base filosófica y académica. Con ello justifican lo que desean y si hay malestar en la Argentina, se debe al capitalismo y no a las medidas económicas que ellos mismos han llevado a cabo.

Políticas que hoy les dejaron a los argentinos una inflación anual acumulada superior al veinte por ciento (20%), aunque ellos intenten disimular lo contrario. Eso debido a que para financiar su ambicioso plan populista deben cobrar impuestos, pero al ser tan altos (y sumado las limitaciones a libre empresa que los peronistas han instituido) se ha provocado que muchas personas abandonen ciertas actividades económicas, que se evada o que se trabaje desde la informalidad.

En segundo lugar, la ocurrencia. Como si las malas medidas económicas que llevaron a cabo no fuesen suficientes, la ocurrencia de los peronistas les hace creerse los únicos dueños de la verdad. Y no es sólo utilizando el canal estatal para emitir propaganda oficialista, sino intentar vedar de los cursos económicos a los académicos liberales, cuyos libros pueden destruir la teoría de los Kirchner en minutos.

Finalmente sobra decir que este fue el triunfo de la corrupción. Cristina Fernández podrá hablar todo lo mal que quiera sobre el capitalismo, pero la realidad es que su patrimonio ha crecido cerca de ocho veces en los últimos años. Un sueño para el mejor de los empresarios argentinos.

Como si no fuera suficiente, es asombroso que en Costa Rica quienes concuerden con las medidas económicas de los Kirchner, y encontraron en ello una razón para apoyarlos, no hayan investigado acerca de los actos corrupción, censura e intromisión en instituciones independientes que concretaron. Sería equivalente a que los liberales justificásemos la dictadura de Augusto Pinochet en Chile, claro que no. Debemos estar alertas en nuestro país, el populismo está rondando América Latina.

Deje un comentario

Start typing and press Enter to search